lunes, 23 de marzo de 2015

Putsch de Múnich

El día 8 de noviembre de 1923 patriotas alemanes, encabezados por Adolf Hitler, marchan en Múnich para salvar a Alemania de la revolución marxista, expulsar del poder a los corruptos partidos se la socialdemocracia, liderados por judíos y formar una nueva Alemania. Este movimiento se conoce como el Putsch de Múnich. Estos patriotas se suman a los cientos de camaradas que dieron su vida por la Idea de Adolf Hitler

Anatomía del Tercer Reich de Álvaro Lozano en pdf



En una reseña de LaAlemania nazi de Álvaro Lozano (Marcial Pons, 2008), comentaba las virtudes de un libro general, sintético y necesario sobre el Tercer Reich. Es uno de los temas más atractivos en el panorama historiográfico actual: más de cuarenta mil títulos sobre un período de la historia alemana breve (1933-1945) pero que ha dejado una huella imborrable en la historia de la humanidad. Es fácil decir frases ampulosas como ésta, pero qué duda cabe que el período nazi ha marcado a varias generaciones; hoy en día seguimos espeluznándonos ante el horror de los millones de asesinatos, ante la fascinación que una nación sintió por un líder carismático, ante las consecuencias para toda Europa sobre las ansias expansionistas de unos dirigentes. Se ha escrito mucho, muchísimo, sobre el régimen nazi, sobre sus fundamentos, sus flaquezas, sus líderes, su modernidad o su barbarie, su éxito y su derrota más absoluta. Son muchos los temas que rodean al Tercer Reich, no siendo menor la cuestión (todo un universo en sí misma) del Holocausto. ¿Qué han debatido los historiadores al respecto, desde sus inicios y hasta la actualidad? ¿Cuáles han sido los principales temas de discusión? ¿Cómo ha evolucionado el estudio del nazismo como ideología y como Estado racial, xenófobo, expansionista y, por qué no decirlo, moderno?
 
Libros sobre la historiografía del Tercer Reich hay unos cuantos en inglés, francés o alemán. Pero en castellano, y escrito por un autor español, apenas había nada. Y este es el proyecto que ha asumido Álvaro Lozano, sobre el que ya se comentó su trayectoria en al anterior reseña. Un libro sobre historiografía del nazismo: Anatomía del Tercer Reich. El debate y los historiadores (Melusina, 2012). Un libro, pues, sobre libros. Empeño fácil, se dirá. No tanto si pensamos en la exigua parte que de esos cuarenta mil títulos publicados hasta ahora (y en constante crecimiento) se ha traducido al castellano. Porque, seamos sinceros, pocos lectores españoles se aventuran a leer sobre el Tercer Reich en los idiomas en que mayoritariamente se escribe, siendo además el general desconocimiento del idioma alemán un hándicap suplementario. Por tanto, que un autor haya acometido la empresa de analizar y sintetizar en poco menos de 300 páginas lo más granado, destacado y esencial de la historiografía del nazismo es un mérito enorme. Un mérito que se acrecienta si, a lo comentado, añadimos el hecho de que los libros sobre debate historiográfico no son de lectura ágil, fáciles de leer o directamente asequibles para lectores profanos; y, de hecho, se venden poco, no más allá del círculo de especialistas académicos, generalmente, y lectores… muy aficionados al tema. Por tanto, congratulémonos de tener en nuestras manos un libro de este calibre.

Hecho el elogio inicial, pasemos a comentarlo. Dos partes esenciales nutren este libro: por un lado, historiografía del nazismo en general; por otro, historiografía del Holocausto en particular. En ambos casos, aunando un repaso cronológico con un tratamiento temático o de cuestiones concretas, se analiza las diversas interpretaciones sobre la cuestión a tratar. Sería un resumen del libro la enunciación de las diversas interpretaciones analizadas, pero en el caso de la historiografía del nazismo se pasa de los análisis conservadores a las tendencias marxistas antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Se trata el análisis del nazismo como ideología totalitaria o moderna. Se plantea, especialmente, la dicotomía entre los análisis de los historiadores «intencionalistas» (o también «Hitlercéntricos») y las interpretaciones de autores «estructuralistas» (o «funcionalistas»), que no focalizan el estudio únicamente en las intenciones y los actos del Führer, sino que consideran que el régimen estuvo muy marcado, en su creación y funcionamiento, por la presión de las circunstancias existente. Se comentan las diversas controversias sobre los orígenes de los objetivos nazis (¿en la Primera Guerra Mundial?, como planteaba Fischer), o el debate establecido en los años ochenta entre los historiadores (la Historikerstreit), centrada en Ernst Nolte y los autores conservadores que le apoyaron, acerca de la teoría del primero sobre el surgimiento del nazismo como un «fenómeno que hizo época» y que dominaría la «era de las guerras mundiales» (la «guerra civil europea», que decía Nolte en un libro con este título). En esta parte también se analizan las tendencias más recientes, desde los estudios posmodernos sobre los modelos de comportamiento social, los objetivos de guerra alemanes o la querella acerca de los alemanes como «verdugos» (Robert Gellately), para actos seguido comentar Lozano el debate acerca de los propios alemanes como «víctimas», llegando por último a las nuevas síntesis (siendo Ian Kershaw uno de los autores más destacados) que tratan de superar la dicotomía entre «intencionalismo» y «estructuralismo».

Como puede comprobar el lector, es un repaso amplio y que inevitablemente puede decaer en una densidad conceptual y analítica. Pero, sorprendentemente, no lo es. Sin necesidad de un aparato crítico que entorpezca la lectura, Lozano nos lleva a conocer las principales tendencias historiográficas sobre el Tercer Reich en general, para luego, como segundo plato de este menú, llevarnos a la panorámica concreta del Holocausto, la principal obra y el legado más nefasto realizados por los nazis. En esta segunda parte sobrevuela también el debate antitético entre autores «intencionalistas», que consideran que Hitler, incluso antes de llegar al poder, ya tenía en mente el exterminio de la población judía europea (así como de aquellos colectivos considerados subhumanos, Untermenschen, e indeseables), y autores «estructuralistas», que entienden el Holocausto como un proceso gradual, marcado por las circunstancias del período, con etapas en el tratamiento de la población judía alemana (expulsión de la cultura y el funcionariado, retirada de la condición de ciudadanos, expulsión y asesinato) para, una vez iniciada la guerra, complicarse la situación ante el control de millones de judíos en la Europa del Este. Se plantea también el debate del momento en que se toma la decisión del exterminio físico de millones de personas (¿el invierno de 1941? ¿tras la invasión de la URSS?), el papel rector de Hitler en esta decisión o la plena autonomía en sus hombres de confianza (Heydrich, Himmler). Otras de las cuestiones tratadas son el despertar de la conciencia sobre el Holocausto, las diversas etapas de estudio (desde finales de los años cuarenta hasta los grandes debates de los años noventa) o la importancia de laConferencia de Wannsee en enero de 1942. Lozano dedica también su atención a los autores esenciales: Raul Hilberg o el estudio del Holocausto por etapas, la intencionalista Lucy Davidowicz, el estructuralismo de Kart Schleunes, la nueva síntesis de autores como Kershaw, Götz Aly y la reorganización étnica de laEuropa central, Zygmunt Bauman y la concepción modern[izador]a de la burocracia alemana, la generación actual, etc. Y además sin olvidarnos de la responsabilidad de Hitler, como líder supremo o la de sus secuaces; o incluso, ya planteado en la primera parte, la cuestión de todo un entramado institucional de alemanes que, no siendo necesariamente considerados unos exterminadores, trabajaron «en la dirección del Führer» en la cuestión de la puesta en marcha del Holocausto; una cuestión que también nos remitiría al propio funcionamiento del Reich ante un líder tan notoriamente perezoso, absentista o simplemente desinteresado por las labores de gobierno. Añadamos la responsabilidad de verdugos y víctimas, de países e instituciones en torno al Holocausto. Pero no podríamos pasar por alto, por último, la controversia Goldhagen y la «responsabilidad de los alemanes corrientes», tema que jalonó un áspero debate a mediados de los años noventa, o la eterna presencia del negacionismo en torno al Holocausto.
Como observamos, pues (e inevitablemente he hecho lo que no me proponía, resumir el libro), estamos ante un libro que nos ofrece una panorámica global sobre cuestiones historiográficas relacionadas con el Tercer Reich. Y, siga sorprendiéndose el lector, con un estilo ameno (y no es nada fácil conseguirlo), ágil y sin que por ello se pierda rigor o profundidad. Porque el tema es denso, complejo y no apto para lectores profanos en la materia. Pero cualquier lector más o menos interesado en el Tercer Reich y el Holocausto se dejará llevar por el ritmo que imprime este libro. Y en ese sentido valorará todavía más el esfuerzo realizado por el autor para acercarnos a cuestiones que no suelen suscitar demasiado interés, pero que son esenciales y que ayudan a entender un período de la historia tan lejano en algunos aspectos pero tan reciente y tan actual en otros. Porque la memoria de las víctimas es frágil y cada vez van quedando menos supervivientes (e incluso perpetradores de la violencia), pero nos queda el estudio de lo que sucedió. Y ese es el propósito de la historiografía: no perder ocasión de recordar lo sucedido, analizarlo, discutirlo y, además, mantenerse alerta ante aquellos que traten de negar los hechos.

No me queda más tarea que recomendar este valioso libro, desde luego no definitivo, probablemente no perfecto, pero que, sin ánimo de una exhaustividad imposible en apenas 300 páginas, nos introduce al universo del debate entre historiadores y nos anima a seguir en la senda del conocimiento. Bravo por ello, bravo por el empeño.

150 GENIOS OPINAN SOBRE LOS JUDÍOS en PDF para descargar



150 genios opinan sobre los judíos es una recopilación de citas sobre los judíos realizada por CEDADE. Entre las personalidades que opinan en el libro se cuentan Pedro El Grande, Ludwig Van Beethoven, Nicolás I, Alfonso X, Gustavo Adolfo Becquer, etc. En el prólogo de la obra se afirma que las citas son todas auténticas y que se ha prestado especial cuidado a no sacar de contexto los dichos. 


"El sufrimiento, que es el escudo del judío, lo ha convertido en estos días en el amo de los amos del planeta."
Ralph Waldo Emerson. Filósofo norteamericano. Año 1861.
"Odian el nombre de Cristo y tienen un secreto e innato rencor contra los pueblos entre los cuales viven"
Francisc Bacon. Lord Verulan. Célebre escritor y filósofo inglés.
"La ruina de los campesinos en estas provincias son los judíos. Son inmensas sanguijuelas chupando a estas desafortunadas provincias, al punto de agotamiento."
Nicolás I. Zar de Rusia. Siglo XIX.
A. Golistyn, envió una circular a los jefes de gobernaciones el 6 de marzo de 1817, donde ordenaba que "de aquí en adelante los judíos no sean acusados de asesinar niños cristianos, sin evidencia, y sobre el mero prejuicio de que necesitan de sangre cristiana". El zar Nicolás I se negó a firmar la circular de Golistyn, considerando que "hay entre los judíos salvajes fanáticos o sectas que requieren sangre cristiana para su ritual".
Gustavo Adolfo Becquer, uno de los más conocidos poetas españoles y el mejor del Romanticismo. Nació en Sevilla en 1836 y falleció en 1870. En su obra "La Rosa de pasión" nos presenta un crimen ritual judío. La obra es bella y emotiva. Dicho corto relato se halla incluido dentro de sus famosas "Rimas y leyendas".
En una de las callejas más oscuras y tortuosas de la ciudad imperial, empotrada y casi escondida entre la alta torre morisca de una antigua parroquia mozárabe y los sombríos y blasonados muros de una casa solariega, tenía hace muchos años su habitación raquítica, tenebrosa y miserable como su dueño, un judío llamado Daniel Leví. Era este judío rencoroso y vengativo, como todos los de su raza, pero más que ninguno engañador e hipócrita.
-¡Ella es! -murmuró entre dientes el barquero-. ¡No parece sino que esta noche anda revuelta toda esa endiablada raza de judíos ! ... ¿Dónde diantres se tendrán dada cita con Satanás, que todos acuden a mi barca, teniendo tan cerca el puente?... 

Libro Alemania Despierta en pdf para descargar




Una estupenda reproducción del original editado por el Partido Nacional-Socialista, en papel couchè y esmerada presentación. Incluye gran poster desplegable del Congreso del Partido en Nuremberg en 1933. Desde la fundación del partido en 1920, el nacimiento del NSDAP, Primer Congreso del Partido de 1923 en Munich. Proceso contra Hitler, Putsch de Munich. Los caídos, Refundación del partido. Levantamiento de la prohibición de hablar. Elecciones al Reichstag del 20 de Mayo de 1928. La Casa Parda. Terror y persecución, La vieja SA. 

El movimiento juvenil nacional-socialista, 1932 año decisivo. La llegada al poder: Hitler canciller del Reich. Potsdam, 1 de Mayo, el Führer y el mundo, Hitler y los trabajadores alemanes, Dr. Goebbels. El frente alemán del trabajo. Hitler y su SA. Congreso de la victoria. Desarrollo, lucha y victoria del NSDAP. Editorial: Cigarretenbild; Idioma: Bilingüe; Encuadernación: Tapa dura; Nº páginas: 150; Tamaño: 23x32cms.; ISBN: 950-99657-0-7; Edición: 2ª ed.; Ilustrado: Ilustrado B/N y color. 



lunes, 2 de marzo de 2015

"ENIGMAS DEL III REICH" para descargar en pdf


  Todos los misterios de la Alemania nazi en un solo libro de Ángel Cristóbal García, Editorial Letras Latinas.
Enigmas del III Reich
3era. edición corregida y aumentada por su autor, listas para descargar
textoenigmas.pdf
Documento Adobe Acrobat [1.7 MB]
Descarga

Gerd Honsik - ¿Absolucion para Hitler? (Libro completo pdf )



El escritor y poeta Gerd Honsik fue condenado en mayo de 1992 a 18 meses de prisión, por publicar su libro, ¿Absolución Para Hitler?. Después de un proceso que duró cinco años y un juicio de varias semanas, en el cual se creó una ley para ser aplicada especialmente en ese caso, Honsik huyó a España. El sacerdote católico Robert Viktor Knirsch, quien colaboró en el trabajo de Honsik y escribió el prólogo de su obra, fue suspendido inmediatamente de su ministerio e ingresado en el hospital psiquiátrico de Gugging, donde falleció al poco tiempo.
En agosto del 2007 se emitió una nueva orden de arresto contra Honsik y el 4 de octubre del 2007, Honsik es extraditado de España hacia Austria.[1]
Una vez en prisión, fue sentenciado de nuevo por otros cinco años por haber escrito artículos como "Katyn fue un crimen soviético" y "No hubo cámaras de gas en Dachau", afirmaciones que son verdad y que actualmente son aceptadas oficialmente. No así por el tribunal de Viena. La condena de cinco años se redujo a cuatro el día de la liberación de Ernst Zündel, 1 de marzo de 2010, por lo que el tiempo que estará en prisión sumará casi seis años en total.

La noche de los cuchillos largos en pdf para descargar

http://www.mediafire.com/download/a3ssqjdkq4qiq3t/La+noche+de+los+cuchillos+largos.rar


Nombre por el que es conocida la purga cruenta llevada a cabo por el dictador alemán Adolf Hitler, el general Hermann Wilhelm Goering y el jefe de las SS, Heinrich Himmler, en la que varios miembros del Partido Nacionalsocialista Alemán del Trabajo, entre otros, fueron asesinados en la noche del 30 de junio al 1 de julio de 1934. Las principales víctimas de la Noche de los cuchillos largos (denominación que dieron a aquellos acontecimientos los propios nacionalsocialistas) fueron Ernst Röhm, jefe de las SA, y sus lugartenientes, y muchas personalidades importantes que se habían opuesto a la hegemonía hitleriana en el partido desde 1931, como el también dirigente nazi Gregor Strasser o el general Kurt von Schleicher, quien había ocupado el cargo de canciller inmediatamente antes que Hitler.
    El jefe de la Wehrmacht (Fuerzas Armadas alemanas) y ministro de la Guerra, Werner von Blomberg, había comunicado claramente a Hitler que el plan de Röhm para que las SA controlaran a aquélla, y así asumir los cargos de aquél, era inaceptable. Blomberg había advertido que si se intentaba poner en práctica ese proyecto, el presidente de la República, Paul von Hindenburg, gravemente enfermo en aquellas fechas, entregaría el poder a la Wehrmacht e impondría la ley marcial. Hitler, que necesitaba el apoyo de las Fuerzas Armadas para ascender a la presidencia y llevar a cabo el rearme del país (por no mencionar el respaldo de los sectores conservadores, especialmente de la industria armamentista alemana, enfrentados al ala radical del partido nazi), decidió que había llegado el momento de actuar. Arrestó personalmente a Röhm en Munich y ordenó que fuera ejecutado por la Gestapo. Entre tanto, en Berlín, Goering y Himmler detuvieron y asesinaron a otros destacados miembros de la oposición. Este tipo de acciones se realizaron en toda Alemania y al final de la noche transcurrida entre el 30 de junio y el 1 de julio de 1934, el número de víctimas se acercó a doscientas, entre las cuales se incluyeron a monárquicos partidarios de la restauración de la familia Hohenzollern.

    Las demandas del Ejército fueron satisfechas y cuando falleció Hindenburg el 2 de agosto de ese año, la Wehrmacht no mostró oposición alguna a que Hitler uniera a su cargo de canciller alemán el de Führer, en sustitución del de presidente de la República, y el de jefe de la Wehrmacht, propuesta que fue respaldada por el plebiscito celebrado el 19 de agosto. Sin embargo, el triunfo de los militares profesionales sobre las milicias del partido fue aparente, ya que las SS de Himmler, libres de cualquier supeditación a las SA, se convirtieron en una amenaza mucho mayor para el Ejército de lo que nunca hubieran sido los desorganizados escuadrones de las SA de Röhm.